17 d’abril de 2014

Gabo

Nunca dejes de sonreir ni siquiera cuando estés triste,
porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa

Gabriel García Márquez
allí donde estés